El Puyehue en imágenes (2011)

Una nube de ceniza emitida por el volcan Puyehue cerca a Osorno al sur de Chile el 5 de Junio de 2011. (Claudio Santana/AFP/Getty Images)

Una vista de la pluma de ceniza debajo de la cadena volcánica Puyehue-Cordon Caulle cerca a Entrelagos, el 5 de Junio de 2011. (Reuters/Carlos Gutierrez)

Relámpagos alrededor de la cadena volcánica de Puyehue-Cordón Caulle  cerca del sur de Osorno, el 05 de junio 2011 (Reuters/Ivan Alvarado)

Casas y arboles cubiertos por ceniza junto al lago Nahuel Huapi en Villa La Angostura al sur de Argentina el 19 de Junio de 2011, tras la erupción del Puyehue. (AP Photo/Federico Grosso)

La costa del lago Nahuel Huapi , cubierta por ceniza y pómez emitidos por la erupción de la cadena volcánica Puyehue-Cordon Caulle  a 160 Km al oeste, en la ciudad argentina de San Carlos de Bariloche el 7 de Junio de 2011. (Reuters/Chiwi Giambirtone)

Puyehue-El Caulle en erupción

El día sábado 4 de Junio tras una previa de enjambres sísmicos que hacían prever que una erupción era inminente, se produjo una explosión en el volcán Puyehue del cordón Caulle que generó una columna de gases con una altura aproximada de 10 km y un ancho de 5 km (según lo reportado por el OVDAS). La dirección predominante de los vientos era hacía el sur  a los 5 km de altura y hacia el Sureste y Este a 10 km de altura, por lo que ciudades del lado argentino como Bariloche, resultaron muy afectadas por la caída de cenizas que convirtieron la tarde del sábado en una noche total.

El complejo volcánico de Puyehue-Cordón Caulle (PCCVC) es un gran cadena volcánica basáltica a riolítica extendida de NO-SE- de finales del Pleistoceno al Holoceno transversal al sureste de Lago Ranco. El estratovolcán Puyehue ( 40.590°S- 72.117°W) que se eleva 2236 metros cuenta con composiciones dominantemente basálticas a riolíticas y la geoquímica más diversa del PCCVC. La parte superior plana del volcán Puyehue  fue construida encima de una caldera de 5 km de ancho y está coronada por una caldera de 2,4 km de ancho del Holoceno. Los flujos de lava y domos de composición riolítica se encuentran sobre todo en el flanco oriental de Puyehue. La última erupción conocida es de 1990 aunque quizás su más famosa erupción fue la de 1960 posterior al gran terremoto de Valdivia de 9.5.

La zona geotérmica del Cordón Caulle ocupa una depresión volcano-tectónica de unos 6 x 13 kms de ancho y es la mayor área geotérmica activa  de la zona volcánica sur de los Andes.

Centros de emisión y lavas de la erupción de 1960 en el Cordón Caulle. Al fondo el volcán Puyehue. Vista Hacia el sureste (fotografía de Jorge Muñoz). SERNAGEOMIN

Actualización 09-Junio

El día de hoy, el SERNAGEOMIN ha actualizado el reporte de la actividad del Complejo Volcánico Puyehue Cordón indicando que:

desde las 13 horas del día de ayer y hasta la hora de emisión del presente reporte, la actividad sísmica asociada al Cordón Caulle mostró una leve aumento con respecto al día de ayer, registrándose un promedio de ocurrencia de 10 eventos/hora, la mayoría de ellos relacionados con fracturamiento de material rígido (VT) y explosiones (EX).

De igual forma, se sigue registrando una señal continua de tremor asociada con el proceso de desgasificación y salida de material hacia la superficie, la cual ha sido observada de forma permanente desde el inicio del proceso eruptivo.

Las condiciones climatológicas no han permitido observar la columna eruptiva. Las imágenes del satélite GOES de la NASA obtenidas a las 04:45 hora local, mostraron una pluma muy disminuida con una longitud total aproximada de 200 km. dispersándose en el frente de mal tiempo y dirigida hacia el noreste sobre  territorio argentino.

Dada la estabilidad de la actividad eruptiva (inferida por la señal sísmica de tremor) es posible que continúe la ocurrencia de oleadas de flujos piroclásticos bajando por el cauce del río Nilahue cuyas aguas alcanzarían temperaturas similares a las reportadas el día de ayer. Se resalta la peligrosidad que implica la cercanía a las las partes altas del valle del río Nilahue y sus tributarios por la ocurrencia de estos fenómenos.

De acuerdo con los pronósticos del tiempo, que indican lluvias fuertes en la región, y dada la alta acumulación de material piroclástico (ceniza, pómez, flujos) en las cabeceras de los cauces nacientes en el complejo volcánico, existe la probabilidad de ocurrencia de lahares secundarios generados, por represamiento de sus cauces a la vez que por el arrastre de dicho material con la ocurrencia de lluvias. Los principales cauces que pueden ser afectados por lahares en la situación actual son, al noreste: río Nilahue, río Contrafuerte y aquellos en la cuenca del río Hueinahue; al sureste: la cuenca del Gol Gol y los cauces del Parque Nacional Puyehue.

De la misma manera, es importante destacar que dada la importante acumulación de cenizas que afecta el sector del paso internacional, es probable que producto de las lluvias se vea afectado por lahares, que debieran bajar por los cauces de los ríos de ese sector, originados por el transporte del material piroclástico acumulado en las laderas del Cordón Caulle y volcán Puyehue.

Aunque la sismicidad y la actividad eruptiva (inferida de la señal sísmica de tremor), poseen una tendencia hacia la estabilidad, el proceso eruptivo continúa y es posible que vuelva a presentar un incremento con episodios similares a los ya ocurridos o superiores en intensidad. Por lo tanto se conserva el nivel de la alerta volcánica en Nivel 6 – ROJO: ERUPCIÓN MODERADA.

Las cenizas del Puyehue siguen cayendo y en todo el sur de Argentina los vuelos han sido cancelados. Una leve capa de ceniza ha llegado hoy incluso hasta Buenos Aires, causando la cancelación de más de 300 vuelos nacionales e internacionales.

En esta página se pueden ver algunas fotos impresionantes de los momentos de la erupción del volcán Puyehue y no olviden visitar algunas de las recomendaciones sobre qué hacer frente a la caída de cenizas volcánicas.

Despidiendo el 2010

A todxs los visitantes que durante el 2010 le dieron sentido y motivo a este blog, les agradezco y espero que el 2011 siga siendo un año en el cual podamos compartir información y conocer más acerca de nuestro planeta tierra.

El 2010 fue un año en el que sucedieron muchos sismos que lamentablemente tuvieron un costo humano muy alto. También fue un año en el que se despertaron muchos volcanes y entre ellos, los volcanes rusos de la península de Kamchatka , fueron algunos de los cuales nos dieron más noticias durante el año. Es por eso, que ahora cerraremos el año con una selección de imágenes  en orden cronológico de actividad de los volcanes rusos, tan impresionantes, bellos, imponentes e interesantes que aunque las fotografías se quedan cortas para mostrar toda su grandeza, una imagen les puede transmitir muchas sensaciones.

Que las disfruten y un excelente 2011 para todas y todos!

Enero

Actividad estromboliana y  flujo de lava en el flanco noroeste del volcán Klyuchevskoy el 16 de enero de 2010. Foto: Yu. Demyanchuk

Actividad del volcán Klyuchevskoy y  flujo de lava en el flanco noroeste de 17 de enero de 2010. Foto: Yu. Demyanchuk.

Febrero

Imagen obtenida el 13 de Febrero con el radiómetro ASTER en la que se observa la erupción simultanea de dos volcanes vecinos:  el Klyuchevskaya y el Bezymianny. Foto: Michon Scott, Earth Observatory

Actividad del volcán  Klyuchevskoy el 23 de Febrero. Foto:  Yu. Demyanchuk

Actividad del volcán Klyuchevskoy del 24 de Febrero. Foto: Yu. Demyanchuk.

Marzo

Actividad del volcán Klyuchevskoy en Marzo 1. Foto:  Yu. Demyanchuk.

Abril

Actividad del volcán Klyuchevskoy el 17 de Abril. Foto:   Yu. Demyanchuk

Junio

Estado del Klyuchevskoy el 21de Junio. Foto: Yu. Demyanchuk.

Julio

Estado del volcán  Klyuchevskoy el 31 de Julio. Foto:  K. Kravchenko.

Agosto

Cráter del volcán Gorely durante una de las expediciones de cientificos rusos en el 2010 para estudiar todo el vulcanismo violento en la península de Kamchatka. Foto: Agnes Samper

Un río salvaje que se impone sobre el paisaje escarpado cerca de los volcanes Gorely y Mutnovsky. Foto:Agnes Samper

Volcán Mutnovsky. Foto:Agnes Samper

Estado del volcán Klyuchevskoy el 3 de agosto. Foto:   V. Rubtsov.

Estado del Klyuchevskoy el 8 de Agosto. Foto:  Yu. Demyanchuk.

Septiembre

Estado del Klyuchevskoy el 24 de Septiembre. Foto:  Yu. Demyanchuk.

Estado de Klyuchevskoy  el 23 de Septiembre. Foto: Yu. Demyanchuk.

Estado del  Klyuchevskoy  el 23 de Septiembre. Foto:  Yu. Demyanchuk.

Octubre

Estado del Klyuchevskoy el 8 de Octubre. Foto: Yu. Demyanchuk.

Estado del Klyuchevskoy el 22 de Octubre. Foto:  Yu. Demyanchuk.

Estado del Klyuchevskoy el 23 de Octubre. Foto:  Yu. Demyanchuk.

Estado del Klyuchevskoy el 23 de Octubre. Foto:  Yu. Demyanchuk.

Noviembre

Estado del Klyuchevskoy el 05 de Noviembre. Foto:  Yu. Demyanchuk.

Estado del Klyuchevskoy el 21 de Noviembre. Foto:  A. Sokorenko.

Imagen tomada desde la estación espacial de la peninsula de Kamchatka donde se distinguen los volcanes Kronotsky,  Kizimen, Schmidt y Krasheninnikov. Foto: William L. Stefanov, NASA-JSC.

Diciembre

Estado del Klyuchevskoy el 3 de Diciembre. Foto:  Yu. Demyanchuk.

Estado del  Klyuchevskoy  el 22 de Diciembre. Foto: Yu. Demyanchuk.


Los rayos volcánicos pueden ayudar al rastreo de cenizas

La erupción del volcán  Eyjafjallajökull en Islandia a finales de marzo de 2010 produjo una gran columna de cenizas y una serie de trastornos considerables a los vuelos en toda Europa. Ahora los investigadores han descubierto que la cantidad de rayos producidos cerca del volcán cada hora era más o menos proporcional a la altura de la pluma de ceniza volcánica. Ellos creen que la técnica podría usarse para monitorear los volcanes en lugares remotos o los que están oscurecidos por la lluvia.

Según nuevas investigaciones, los rayos derivados de erupciones volcánicas  podrían ser utilizados para estimar la altura de una columna de cenizas arrojadas durante la erupción.

La erupción en abril del volcán islandés Eyjafjallajökull  creó una gigantesca nube de cenizas, la cual cubrió por un momento la mayor parte de Europa, hizo ver puestas de sol color rojo fuego y produjo la suspensión temporal de la aviación internacional, lo que derivó en un caos de viajes para  decenas de miles de personas.

Si bien,  los científicos que monitorean el volcán utilizan satélites y radares para rastrear el progreso de una pluma,  a menudo tienen dificultades para vigilar el progreso de la ceniza volcánica cuando anochece y cuando los cambios climáticos dificultan el trabajo. Los relámpagos que acompañan a estas plumas podrían ayudar a este esfuerzo: esta nueva investigación sugiere que los grandes relámpagos relacionados a las plumas volcánicas en Islandia están correlacionadas con las alturas de éstas plumas, lo cual es consistente con otros trabajos recientes.

Relámpagos Volcánicos

El Eyjafjallajökull comenzó a inyectar cenizas volcánicas a la atmósfera el 20 de marzo de este año. En pocos días, la pluma de ceniza alcanzó una altura de 9 kilómetros. La pluma estaba tan cargada eléctricamente que produjo sus propio rayos, lo que podía ser detectado a muchos miles de kilómetros de distancia, en el día y la noche,  según el estudio, que se basa en mediciones de la red de ubicación de rayos ( ATDnet) en la Oficina Meteorológica del Reino Unido.

“Hay la idea de que las erupciones volcánicas son tormentas sucias”, dijo Earle Williams,  científico atmosférico del MIT, que no estuvo involucrado en la nueva investigación, pero ha estudiado la relación entre la altura de las nubes de ceniza y los relámpagos.

El cómo funciona exactamente este concepto no está del todo claro, pero las partículas de cenizas pueden ser cubiertas en hielo después de llegar hasta cerca de 5 km de altura. Estas nuevas partículas de hielo  se comportarían como partículas en una tormenta: A medida que se chocan y se alejan, se acumula una carga eléctrica y de ahí derivan los grandes relámpagos.

Otra posibilidad es que el agua en el magma del volcán podría estar enfriando y creando un relámpago por el mismo mecanismo. Sin embargo, los investigadores necesitan saber más acerca de las propiedades de las columnas de cenizas antes de resolver la cuestión.

Aviones en alerta

Pero la estimación de la altura de las plumas satisface más que una curiosidad meramente académica. “Desde un punto de vista práctico, la industria de la aviación está muy preocupada por las erupciones volcánicas. Los aviones generalmente no quieren ir ni siquiera por una tormenta ordinaria y eso que ésto es esto es peor.” afirma Williams.

Las plumas de ceniza volcánica tienen más hielo y rocas y pueden estropear cualquier avión. Han habido casos en los que 747 jets han perdido sus cuatro motores después de volar a través de una pluma de cenizas. Si los controladores de tránsito aéreo tuviese una estimación más precisa de cómo estas plumas crecen, tendrían una mejor idea sobre cómo evitarlos.

El estudio fue publicado en la edición del 10 de diciembre de la revista Environmental Research Letters.

Más información sobre los efectos y acción frente a las cenizas volcánicas

Imágenes de la erupción del volcán Eyjafjallajökull, Islandia donde se aprecian los relámpagos causados por las descargas eléctricas a través de la ceniza volcánica. Créditos: Marco Fulle

Fuentes:

http://environmentalresearchweb.org/cws/article/news/44570

http://www.livescience.com/environment/volcanic-ash-cloud-monitoring-101210.html

http://www.swisseduc.ch/stromboli/perm/iceland/eyafallajokull_20100416-en.html?id=14

Cuál ha sido la mayor erupción volcánica en toda la historia de la tierra?

Los volcanes han estado en erupción durante miles de millones de años, pero los seres humanos han estado alrededor para registrar con diversos grados de precisión hace sólo unas decenas de miles de años, y con el rigor preciso, científico sólo a partir de principios del siglo 20. Sin embargo, a pesar de que muchas de las erupciones más catastróficas del planeta tuvieron lugar hace mucho tiempo, los científicos de hoy en día han desarrollado algunos medios para su calificación.

Científicos del  Servicio Geológico de EE.UU. (USGS) utilizan el Índice de Explosividad Volcánica (VEI por sus siglas en inglés: Volcano Explosivity Index) para medir la magnitud de las explosiones volcánicas. Es una escala logarítmica que va de 1 a 8. Una erupción de magnitud 1 arroja menos de 350 mil pies cúbicos (10.000 metros cúbicos) de tefra volcánica, que consiste en ceniza y rocas,  y una erupción de magnitud 8 libera más de 240 millas cúbicas (1.000 kilómetros cúbicos). Para tener una idea de la escala, las erupciones recientes en el Monte Merapi y Eyjafjallajokull en Islandia fueron de magnitud 4. La erupción de 1980 del Monte Santa Helena fue de una magnitud 5.

Escala de magnitud de erupciones volcànicas: VEI.  Los números entre paréntesis representan el volumen total de material piroclástico arrojado en la erupción (ceniza volcánica, ceniza volcánica y flujos piroclásticos); los volúmenes son para los depósitos sin compactar. Cada aumento de paso representa un incremento de diez veces en el volumen de material piroclástico que fue emitido durante la erupción. Imagen: USGS

Mediante el estudio de muestras de rocas, las características geográficas, y las capas de cenizas en las muestras de hielo, los científicos pueden reconstruir algunas – aunque ciertamente no todas – de las erupciones volcánicas más épicas, incluyendo las  de cientos de millones de años atrás.

La más enérgico de las erupciones ocurrió en las montañas de San Juan en el suroeste de Colorado hace alrededor de 27 millones de años. De aquella explosión derivo la formación de lo que se conoce como la Caldera de La Garita y arrojó más de 3.107 millas cúbicas (5.000 kilómetros cúbicos) de lava – lo suficiente para cubrir con una capa de casi 13 metros  toda California. La ignimbrita de la caldera de La Garita se conoce como Fish Canyon tuff y  consta de dacita, una roca ígnea formada a partir de una cristalización de un magma.

Según el USGS, es la mayor erupción conocida desde el Ordovícico, hace entre 504 y 438 millones de años. Fue tan grande dicha explosión que, de hecho en un informe en el 2004  del Boletín de Vulcanología, los científicos recomendaban la adición de un noveno piso a la escala VEI, y declararon la erupción La Garita como de una magnitud de 9.2. Aunque esta clasificación está aún en debate – la escala de cualquier actividad volcánica antigua se basa en parte en estimaciones, después de todo – La Garita es la única erupción conocida de magnitud 9.

Formaciones de Ceniza volcánica en Caldera La garita. Imagen: G. Thomas

Las rutas del agua desde el océano profundo hasta los volcanes

Las placas oceánicas llevan mucha agua cuando se sumergen hacía el interior de la Tierra en los márgenes continentales. Dicha  agua juega un papel central en el vulcanismo de bordes de placa. Un equipo del Centro de Investigación Cooperativa (SFB ) 574 “Líquidos y volátiles en las zonas de subducción”, en Kiel (Alemania) ha rastreado por primera vez  el camino que sigue el agua hasta una profundidad de 120 kilómetros. Esta es una pieza importante del rompecabezas para entender el vulcanismo activo en el cinturón de fuego del pacífico.

Rutas del agua en las zonas de subducción: a través de grandes grietas formadas durante el proceso de subducción de las placas oceánicas el agua penetra, y es en parte capturada y transportada a través del manto. Allí, debido a la alta presión y temperaturas que se ejercen sobre la placa en subducción, el agua sube de nuevo a la superficie. (Crédito: Worzewski)

 

Es difícil imaginar una mayor diferencia que la que hay entre el fuego y el agua. Sin embargo hay una estrecha relación entre éstos y los científicos lo saben: muchos volcanes necesitan agua para sus erupciones. En el manto superior, el agua reduce la temperatura de fusión de las rocas. Como consecuencia, éstas se funden más rápido y pueden ascender en forma de magma a la superficie de la Tierra. En las zonas donde se desliza  una placa oceánica bajo un continente por los procesos de tectónica de placas, grandes cantidades de agua penetran en el interior de la Tierra.

Esta región, llamada zona de subducción, se puede encontrar por ejemplo en la costa oeste de América Central y América del Sur.  A través de grandes grietas formadas durante el proceso de subducción de las placas oceánicas el agua penetra y es en parte capturada  y transportada en el manto. Allí, la presión alta y las temperaturas aprietan la placa que está subduciendo y el agua asciende de vuelta a la superficie. En este camino de regreso, apoya el proceso de formación del magma. Por lo tanto todas las zonas de subducción están caracterizadas por la presencia de volcanes a lo largo del margen continental.
Tamara Worzewski, geofísica del Centro de Investigación Cooperativa (SFB) 574 explica que:

“Hasta ahora lo que sabíamos era que el arrastre del agua hacía el manto terrestre a lo largo de las áreas de las zonas de subducción es sustancial y cómo es liberada de nuevo por el proceso volcánico. Sin embargo, la ruta exacta del agua hacia el manto y de nuevo a la superficie no había sido demostrada en todo un contexto unificador”

Para sus investigaciones, los científicos utilizaron el método magnetotelúrico. Aquí, los instrumentos especiales para medir los cambios en el campo electromagnético de la Tierra,  permiten inferir la distribución de la conductividad en la tierra. “Debido a su alta conductividad, las rocas acuosa se pueden detectar muy bien“, explica Worzewski. En tierra, este método ya ha sido utilizado con éxito durante algún tiempo aunque en el fondo del mar, su aplicación es bastante nueva. “Las mediciones a mayor profundidad son simplemente mucho más difíciles“, explica el Dr. Marion Jegen, co-autor del estudio.

En 2007 y 2008, una cadena continua de èstos instrumentos fue distribuida en toda la zona de subducción en la costa de Costa Rica. Se extendió desde 200 kilómetros de la costa a 160 kilómetros sobre la tierra más allá de la cadena volcánica de Costa Rica. “Los instrumentos en tierra fueron suministrados por la Universidad Libre de Berlín, mientras que en el fondo marino fueron usados los nuevos instrumentos desarrollados en Kiels” reporta el Dr. Jegen. Con los nuevos datos Tamara Worzewski y sus co-autores fueron capaces de visualizar por primera vez, el ciclo del agua en las zonas de subducción.

Tenemos indicios de que el proceso de enriquecimiento de agua de la corteza que hemos detectado a nivel local se pueden encontrar en zonas de subducción a nivel mundial“, dice Worzewski. Sin embargo  se requiere más investigación para explicar el proceso en más detalle.

Links (en inglés) :
www.sfb574.ifm-geomar.de The Collaborative Research Centre 574

Contacto:
Tamara Worzewski, tworzewski@ifm-geomar.de
Dr. Marion Jegen, Phone: +49-431 600 2560, mjegen@ifm-geomar.de
Jan Steffen (Public relation IFM-GEOMAR), Phone: +49-431 600-2811, jsteffen@ifm-geomar.de

Fuentes:

http://www.uni-kiel.de/aktuell/pm/2010/2010-187-ozean-feuerberg-e.shtml

http://www.sciencedaily.com/releases/2010/12/101220084154.htm

El Peteroa en actividad

Todo empezó el 6 de septiembre de 2010, cuando el volcán Peteroa, el cráter activo del complejo volcánico Planchón-Peteroa  hizo erupción de una serie de pequeñas cenizas y nubes de gas. El Servicio Nacional de Geología y Minería de Chile (Sernageomin) informó en ese momento de que las erupciones eran probablemente freatomagmáticas: causada por la interacción del agua con el magma dentro del volcán.

Luego de que la actividad se intensificará el 18 de septiembre,  tres días después el volcán emitió una columna de ceniza de color gris oscuro.

Los estudios petrográficos y mineralógicos que fueron realizados en la ceniza no indicaron componentes juveniles, lo cual sugiere que hasta el momento no ha existido participación de un nuevo magma en el proceso. Tampoco se registraron sismos asociados a la actividad de fluidos internos. Lo anterior implica que la actividad ocurre asociada con procesos muy superficiales.

Aunque la actividad sísmica del volcán ha registrado valores bajos, dadas las características del fenómeno, la cercanía al volcán de un sismo de magnitud 5,2 y en espera de la evolución de la actividad, se conserva la alerta volcánica en nivel 4 – AMARILLA.

El volcán Planchón-Peteroa se encuentra en la frontera entre Chile y Argentina, y la mayoría de las cenizas viajan hacía el sudeste de Argentina por lo que las autoridades argentinas advirtieron a los residentes de la comunidad de Malargüe- a 94 kilómetros al Este- de estar preparados ante un eventual incremento de la actividad del volcán.

Las imágenes en tiempo real de la cámara web de monitoreo del Observatorio Vulcanológico de los Andes del Sur (OVDAS) del volcán Peteroa, se pueden encontrar aquí.

Imagen satélital tomada el 21 de septiembre en la que se aprecia la pluma de ceniza desde el Peteroa. Se observa el lago ácido que se encuentra al noreste del volcán/ Imagen: Robert Simmon, NASA Earth Observatory.

*Créditos de las Figuras 1-3: Servicio Nacional de Geología y Minería de Chile, SERNAGEOMIN