Cuál ha sido la mayor erupción volcánica en toda la historia de la tierra?

Los volcanes han estado en erupción durante miles de millones de años, pero los seres humanos han estado alrededor para registrar con diversos grados de precisión hace sólo unas decenas de miles de años, y con el rigor preciso, científico sólo a partir de principios del siglo 20. Sin embargo, a pesar de que muchas de las erupciones más catastróficas del planeta tuvieron lugar hace mucho tiempo, los científicos de hoy en día han desarrollado algunos medios para su calificación.

Científicos del  Servicio Geológico de EE.UU. (USGS) utilizan el Índice de Explosividad Volcánica (VEI por sus siglas en inglés: Volcano Explosivity Index) para medir la magnitud de las explosiones volcánicas. Es una escala logarítmica que va de 1 a 8. Una erupción de magnitud 1 arroja menos de 350 mil pies cúbicos (10.000 metros cúbicos) de tefra volcánica, que consiste en ceniza y rocas,  y una erupción de magnitud 8 libera más de 240 millas cúbicas (1.000 kilómetros cúbicos). Para tener una idea de la escala, las erupciones recientes en el Monte Merapi y Eyjafjallajokull en Islandia fueron de magnitud 4. La erupción de 1980 del Monte Santa Helena fue de una magnitud 5.

Escala de magnitud de erupciones volcànicas: VEI.  Los números entre paréntesis representan el volumen total de material piroclástico arrojado en la erupción (ceniza volcánica, ceniza volcánica y flujos piroclásticos); los volúmenes son para los depósitos sin compactar. Cada aumento de paso representa un incremento de diez veces en el volumen de material piroclástico que fue emitido durante la erupción. Imagen: USGS

Mediante el estudio de muestras de rocas, las características geográficas, y las capas de cenizas en las muestras de hielo, los científicos pueden reconstruir algunas – aunque ciertamente no todas – de las erupciones volcánicas más épicas, incluyendo las  de cientos de millones de años atrás.

La más enérgico de las erupciones ocurrió en las montañas de San Juan en el suroeste de Colorado hace alrededor de 27 millones de años. De aquella explosión derivo la formación de lo que se conoce como la Caldera de La Garita y arrojó más de 3.107 millas cúbicas (5.000 kilómetros cúbicos) de lava – lo suficiente para cubrir con una capa de casi 13 metros  toda California. La ignimbrita de la caldera de La Garita se conoce como Fish Canyon tuff y  consta de dacita, una roca ígnea formada a partir de una cristalización de un magma.

Según el USGS, es la mayor erupción conocida desde el Ordovícico, hace entre 504 y 438 millones de años. Fue tan grande dicha explosión que, de hecho en un informe en el 2004  del Boletín de Vulcanología, los científicos recomendaban la adición de un noveno piso a la escala VEI, y declararon la erupción La Garita como de una magnitud de 9.2. Aunque esta clasificación está aún en debate – la escala de cualquier actividad volcánica antigua se basa en parte en estimaciones, después de todo – La Garita es la única erupción conocida de magnitud 9.

Formaciones de Ceniza volcánica en Caldera La garita. Imagen: G. Thomas
Anuncios

Qué hacer antes, durante y después de una erupción volcánica

Antes de una erupción…

  • Conoce el mapa de los peligros volcánicos que te pueden afectar. Allí se delimitan las zonas de alto, mediano y bajo riesgo.
  • Conoce las rutas de evacuación y ten prevista la posibilidad de alojarte temporalmente en casa de un familiar o amigo que no viva en la zona de riesgo.
  • Haz conocer a tu familia este sitio de encuentro. Si se presenta la posibilidad de que ocurra una erupción y puedes verte afectado, probablemente la única medida de prevención correcta sea evacuar.
  • Entérate de las medidas del plan de contingencia de tu localidad.
  • Ten a la mano tus documentos de valor (identificaciones, títulos de propiedad, cartillas, etc.)
  • Si tienes enfermos en tu familia, repórtalos previamente a tus autoridades para asegurarles su transporte en caso de una evacuación.
  • Debes estar atento a las alarmas (sirenas, campanas, silbatos, bocinas, etc.) Ellas pueden avisarte que la erupción puede ocurrir.
  • Mantén almacenada agua potable y alimentos no perecederos para disponer de ellos en el momento de una eventual evacuación.
  • Cubre los depósitos de agua para evitar que se contaminen de cenizas o gases.
  • Si tienes animales resérvales pasto, agua y demás alimentos y evita que los consuman si están contaminados con ceniza.
  • Mantén un maletín de primeros auxilios, un radio de pilas, una linterna en buen estado y pilas o baterías de reserva.
  • Ponte alerta a las instrucciones que den las autoridades y no prestes atención a rumores.

Durante una erupción

  • Ante todo conserva la calma; el pánico puede producir más víctimas que el fenómeno natural.
  • Reúne rápidamente a tu familia, especialmente a los niños y ancianos, quienes son las personas más vulnerables en estos momentos.
  • Lo más importante es tu vida, toma únicamente tus objetos personales.
  • Cierra las llaves de agua y gas, desconecta la luz y asegúrate de cerrar bien puertas y ventanas.
  • Cumple con los planes de emergencia acordados.
  • Mantén la radio encendida para recibir la información que transmitan las autoridades correspondientes.
  • Si estás fuera de casa no intentes ingresar a la zona de riesgo, desplázate hacia lugares alejados del volcán.
  • Aléjate de los valles y ríos por donde puedan bajar flujos de ceniza y rocas calientes, lava, lodo y emanaciones de gases. Procura no estar cerca de terrenos que hayan sufrido derrumbes.
  • Si la ceniza volcánica comienza a caer pon en práctica las siguientes recomendaciones:
  • Busca refugio bajo techo y permanece allí hasta que el fenómeno haya pasado.
  • Respira a través de una tela humedecida en agua o vinagre, esto evitará el paso de los gases y el polvo volcánico.
  • Protege tus ojos cerrándolos tanto como sea posible.
  • Cúbrete con un sombrero y ropas gruesas.
  • En caso de una fuerte lluvia de ceniza no utilices el vehículo.
  • La única protección contra la lluvia de ceniza y material volcánico de tamaño considerable son los refugios y techos reforzados.
  • Debido a que las explosiones del volcán pueden causar ondas de aire o de choque que pueden romper los vidrios de las ventanas, coloca cintas adhesivas en forma de X, o en último caso pon tablas que impidan la caída violenta de los mismos.
  • Si fuiste evacuado y te encuentras en un albergue, mantén la calma, recibirás alimentos, atención médica, etc. Además, podrás participar en las labores de mantenimiento del mismo.

Después de una erupción

  • Permanece en el sitio seguro hasta las autoridades te informen que ha vuelto la normalidad. ¡No trates de regresar antes a tu hogar!.
  • Mantén en sintonía tu radio para recibir instrucciones.
  • Antes de entrar a tu casa revisa que no ha quedado debilitada por la erupción.
  • Evita hacer uso de líneas telefónicas, caminos, transportes, servicios médicos y hospitalarios si no es estrictamente necesario. Muchas personas pueden necesitarlos con real urgencia.
  • Elimina la acumulación del material volcánico caído sobre los techos ya que por el peso éstos pueden derrumbarse. Este riesgo crece si se presentan lluvias porque el agua aumenta el peso de los materiales sobre los techos (un metro cúbico de ceniza húmeda puede llegar a pesar más de una tonelada).
  • Colabora con las tareas propias de la atención y recuperación de la emergencia.
  • No comas ni bebas ningún alimento que sospeches se encuentre contaminado.